Blog

En Solidaridad con León Fierro y Mexicali Resiste. In Solidarity with León Fierro and Mexicali Resiste.

English version below….

A Mexicali Resiste

A la Opinión Pública

Mayo 04, 2018

Desde Estados Unidos nos manifestamos en contra de la detención ilegal del profesor universitario León Fierro en la ciudad de Mexicali, Baja California. En primer lugar, porque al igual que cientos de ciudadanos agrupados en el movimiento Mexicali Resiste, León Fierro no han hecho más que defender a su comunidad contra el despojo de agua que quiere realizar Constellation Brands con la complicidad del gobierno de Baja California para convertirla en mercancía, en cerveza y en ganancias. En segundo lugar porque León Fierro fue detenido de manera irregular y totalmente fuera de la ley; fue detenido por policías vestidos de civiles y sin orden de arresto alguna.

La detención de León Fierro se suma a los miles de actos represivos del estado mexicano: despidos, desalojos, expulsiones, arrestos, detenciones ilegales, torturas, desapariciones, asesinatos y muchos más. Todo esto es el castigo que padece el pueblo que se organiza para defender su tierra, agua, aire, su dignidad y la vida misma.

La detención ilegal de León Fierro no sólo pretende castigar su participación en Mexicali Resiste, sino además debilitar la fuerza de un movimiento que ha ganado respeto, apoyo y admiración en México y el mundo con su llamado a defender el agua y boicotear la corporación cervecera Constellation Brands.

¡Rechazamos enérgicamente la represión en contra de León Fierro!

‪fierro2

¡Apoyo total a Mexicali Resiste!

¡Boicot Corona y las cervezas de Constellation Brands!

Atentamente,

Colectivo Raíces sin Fronteras          San Diego, California

Armadillos Búsqueda y Rescate        Vista, California

Asamblea Popular de Houston          Houston, Texas

Más información:
http://mexicaliresiste.org

Facebook:

Mexicali Resiste
https://www.facebook.com/mexicaliresiste/

Boicot económico Constellation Brands
https://www.facebook.com/Boicot-econ%C3%B3mico-Constellation-Brands-1669158503387646/

 

In Solidarity with León Fierro and Mexicali Resist!

To Mexicali Resiste

To Public Opinion

May 03, 2018

From the United States, we repudiate the illegal detention of Professor León Fierro in the city of Mexicali, Baja California. The first point is that Leon Fierro has done nothing wrong in defending the water rights of people. Just like hundreds of citizens united in the Mexicali Resist movement, Leon Fierro is exposing The Constellation Brands Corporation and the Baja California government that seek to turn the water into a commodity. As you may see, this endangers the lives of many locals when a natural resource such as water is appropriated for beer and profits. Furthermore, León Fierro’s arrest is illegal and unjust because policemen dressed as civilians arrested him without a warrant.

The arrest of León Fierro adds to the thousands of repressive acts of the Mexican state: layoffs, evictions, expulsions, arrests, illegal detentions, torture, disappearances, murders and many more. All this is the punishment suffered by the people who organize themselves to defend their land, water, air, dignity and life itself.

fierro3

The illegal detention of León Fierro not only seeks to punish his participation in Mexicali Resiste, but also weakens the strength of a movement that is gaining respect, support and admiration in Mexico and the world with his call to defend the water, and the boycott of the brewing company Constellation Brands.

We strongly reject the repression against León Fierro!

Total support for Mexicali Resiste!

Boycott Corona and the beers of Constellation Brands!

 

Sincerely,

Raíces sin Fronteras    San Diego, California

Armadillos Búsqueda y Rescate     Vista, California

Asamblea Popular de Houston     Houston, Texas

 

For more information about Mexicali Resists Movement:

https://www.theguardian.com/world/2018/feb/04/mexico-water-brewery-mexicali-constellation-brands

https://www.telesurtv.net/english/analysis/Mexicali-Resiste-boycotts-Constellation-Brands-Grupo-Modelo-20180213-0009.html

Análisis del proceso del CIG en semillero zapatista.

by Rosa Maria Barajas

San Cristobal, Chis. Abril 20, 2018. En el marco del conversatorio titulado Miradas, escuchas, palabras:  ¿Prohibido pensar? Marichuy,  intelectuales, y otros invitados están tratando de contestar las preguntas que a todos nos quedaron después del 19 de febrero  al reconocer que no se reunieron las 850 y tantas mil firmas requeridas para el registro de la vocera del Concejo Indigena de Gobierno (CIG) como candidata independiente.

_MG_6817
Conversatorio Miradas, escuchas y palabras ¿Prohibido pensar?
_MG_6851
Gilberto López y Rivas, Pablo González Casanova, Luis Hernández Navarro, Juan Villoro

En la serie de presentaciones convocada por el EZLN, por diez días se analizan los porqués, los porqué nos, los qué nos faltó hacer, los cómo fue, los y ahora qués que quedaron en el aíre. Participantes en las mesas de discusión, como la concejala de Acteal, Lupita Vázquez Luna coinciden en que el proceso ratificó que al sistema no le interesan las comunidades indígenas. ¨Nos dimos cuenta que los de abajo no existimos en la geografía del poder¨ Dijo Lupita.  Por otro lado, Jorge Alonso, investigador y profesor de antropología,  hizo una crítica a la participación en el proceso diciendo que  al participar se intentó crear un híbrido tratando de que coincidieran la lógica electoral y la lógica de organización y lucha que tienen tiempos e intenciones diferentes. Se anduvieron correteando pero no se alcanzaron.   ¨No se entendió que las firmas eran un medio, no un fin¨.  Sin embargo, se muestra esperanzador concluyendo que con el recorrido del  CIG y su vocera ¨quedaron fuegos consistentes que pueden crecer¨.  Lupita dice que Marichuy regó la semilla de resistencia y necesidad de unirnos. Jorge asegura que es una semilla que va a florecer.

_MG_6775
Concejala Lupita Vázquez, Sup Galeano y Marichuy

También se han hecho críticas fuertes, como la del antropólogo y comunicador oaxaqueño, autor del libro Eso que llaman comunalidad, Jaime Martínez Luna quien aseguró que él no estuvo de acuerdo en que el CNI junto con el EZLN eligieran una vocera. “(Porque) ese lenguaje no existe en nosotros. El voto no existe en la población originaria. La participación del voto clandestino, oscuro, callado, sometido no existe.”  “No entendía como querían estar en la boleta y no tener el poder. Sin embargo dije adelante.  me dio impulso y orgullo”. Agregó.

En cinco días que van del semillero más de 20 participantes han expresado su pensar y su sentir con respecto al proceso o al llamado “efecto Marichuy”. Asimismo,  a través de la palabra o videos como Somos Lengua y La libertad del diablo se ha hablado de resistencia y organización. Jacobo Dayán, investigador, va más allá haciendo  un llamado a la articulación, apertura y confianza entre víctimas de dolores que ya se han generalizado en México, como las desapariciones.

Restan 4 días de actividades en el CIDECI y más de 30 oradores por participar.

El análisis se está haciendo. De hecho, también se ha pedido a las redes de apoyo que lo hagan desde sus lugares y lo envíen al CIG http://www.congresonacionalindigena.org/2018/03/16/convocatoria-al-siguiente-paso-la-lucha/.  Quieren escuchar a todas y todos los participantes. “Esa es nuestra forma de hacer política”, dice Galeano.

“¿Y ahora qué sigue?”, es la pregunta más recurrente entre los que participaron o simplemente dieron seguimiento al proceso de recolección de firmas para Marichuy. La respuesta, aseguran los participantes al conversatorio no saldrá de éste, sino de la reunión que en los próximos días celebraran los más de 150 concejales del CIG . El subcomandante Galeano pidió a Marichuy, presente en la mesa, que llevara un mensaje claro al CIG ¨Diles que los apoyamos incondicionalmente en lo que decidan.” “Entendimos desde que les hicimos la propuesta que ustedes enriquecieron y mejoraron que no estábamos hablando de meses, sino de décadas de lucha y ahí vamos a estar con ustedes.” “Si deciden hacer un partido político todos van a decir que ya enloquecieron pero vamos a esperar con silencio y respeto…y vamos a entender que esa idea de convertirse en lo que sea en el siguiente paso es algo que procesaron y maduraron y que hay razones que no tienen que ver con la búsqueda del poder porque a eso se comprometieron. Si deciden apoyar a cualquiera de las opciones electorales a eso no le entramos, pero podemos entender que haya personas que si,  y los vamos a apoyar.”Dijo aclarando que el EZLN no apoya el proceso electoral.

_MG_6828

Por un lado el CIG y quienes lo apoyan están ahí, buscando respuestas y salidas al proceso y a la situación de exterminio que viven las comunidades indígenas. Por otro lado  el estado no espera. Ellos ya tienen su respuesta al “¿qué sigue?  Acelerado, en sus prisas que nada coinciden con los tiempos y formas de las comunidades indígenas,  está incrementando la represión  en contra del Congreso Indígena de Gobierno, de donde emanó el CIG y en contra de sus concejales.

Marichuy inició la sesión del jueves 19 con la denuncia de que ese mismo día el Concejal de Azqueltan, Jalisco,  Catarino Márquez y Noé Aguilar Rojas, comunero del mismo pueblo  y hermano de otro Concejal, Gabriel Aguilar Rojas  fueron subidos a  una camioneta Toyota hilux color gris de doble cabina por personas desconocidas y armadas y se los llevaron, al parecer, con rumbo a San Martín de Bolaños, Jalisco.  (Hoy, sábado 21 de abril, cuando se publica esta nota, ya Catarino y Noé están de regreso en sus comunidades. El comunicado del CNI en su página de facebook, atribuye su retorno entre otras cosas, a la presión de la gente).

30725483_1740319099396447_8077378726813237248_n

Unos días antes, el 12 del mismo mes, Carlos González García y Cristian Chávez González, integrantes de la Comisión de Coordinación y Seguimiento del Concejo Indígena de Gobierno/Congreso Nacional Indígena y abogado y perito, respectivamente, en diversos juicios agrarios que lleva la comunidad indígena wixárika,  fueron encerrados y retenidos por alrededor de dos horas por los propietarios de más de 20 camionetas. Mientras que eran amenazados con ser quemados con gasolina, de ser ahorcados, de cortarles la cabeza, con una navaja tronaron las dos llantas traseras del vehículo donde viajaban, además de intentar voltearlo a un barranco.

Todos estos actos acontecieron en presencia de alrededor de 21 miembros de la policía estatal de Nayarit, quienes sólo observaron las agresiones por parte de los pequeños propietarios que se niegan a restituir los terrenos comunales de San Sebastián Teponahuaxtlán. En tanto esto ocurría pasaron un camión y una camioneta del ejército mexicano quienes sólo vieron lo que ocurría y se dieron la vuelta para retirarse. Carlos y Cristian lograron salir vivos de las amenazas. Carlos participará en la sesión del semillero del sábado 21.

Se pueden ver videos de las presentaciones y dar seguimiento en vivo a las sesiones del conversatorio que finaliza el 25 de abril en

http://enlacezapatista.ezln.org.mx/

Para más información acerca de las denuncias de los ataques a los miembros del CNI y CIG consulta https://www.facebook.com/Congresonacionalindigenamexico/ 

_MG_6796
Ojos zapatistas
_MG_6966
Tercios libres

Encuentro Zapatista Mujeres del Mundo que Luchan

Tejiendo una masculinidad consciente: diálogos de hombres acompañantes de asistentes al Encuentro internacional de mujeres que luchan

Por Enrique Dávalos

“Queremos agradecer… [asi]mismo a nuestros compañeros que tuvieron que quedar para cuidar nuestra familia, nuestros animales, nuestras casas, nuestros cuarteles, nuestros campos, y que estuvieron pendientes por si los malos gobiernos hacen alguna maldad contra del encuentro.”

Son palabras de las compañeras zapatistas “de los cinco Caracoles” para clausurar el “Encuentro internacional de mujeres que luchan” realizado en Caracol Morelia, Chiapas, en Marzo de 2018.

En el mismo comunicado, las compas zapatistas agradecen a las mujeres ciudadanas de los equipos de apoyo “que bien se chingaron” y a las compañeras zapatistas “que no pudieron venir”; pero principalmente agradecen a las “hermanas y compañeras mujeres que luchan” entre las más de 5,000 que acudieron al llamado de las mujeres zapatistas.

En su comunicado final, las mujeres zapatistas hacen un llamado a no apagar el fuego, a “prenderle fuego al sistema” comprendiendo que “no habrá ni verdad, ni justicia, ni libertad, en el sistema capitalista patriarcal.” Hacen un llamado especial a las mujeres que no entienden la dimensión profunda de su lucha: “vimos y escuchamos que no todas están contra el sistema capitalismo patriarcal” y les exhortaron a que “lo estudiemos y lo discutamos.” El comunicado completo que resume el trabajo del impresionante Encuentro se encuentra en Enlace Zapatista: “Palabras de las mujeres zapatistas en la clausura…

Afuera del Encuentro, al lado del estacionamiento, nos encontramos un grupo de unos 300 hombres que también asistimos y no pudimos entrar. Lo que siguen son palabras de cómo la vimos y qué hicimos la mayoría de esos que sin ser mujeres hicimos nuestro el Encuentro.

@ — @– @ –@

Este recorrido empieza con el llamado del EZLN a celebrar un encuentro internacional de mujeres que luchan. Un grupo pequeño de mujeres y la Sexta apoyadas por un grupo aún más pequeño de hombres y mujeres de RedMycz con el apoyo del Centro Bar y Restaurante feminista Punto La Gozadera se propusieron dar el ancho ante la demanda impresionante de solicitudes para asistir al 1er encuentro de mujeres del mundo coincidiendo con el día internacional de la mujer. Como dijo una compa del EZLN en el evento, “hubo un cero de más” pues esperaban que llegaran 500 mujeres al encuentro y llegaron como 5,000. Una concurrencia muy exitosa sin duda galvanizada por la campaña de Marichuy en meses pasados y que es un triunfo para las redes que activistas del CNI, la Sexta y otras más que hicieron lo necesario para apoyar el llamado zapatista. Más de 5,000 mujeres de diez o más países asistieron al Encuentro convocado con tan solo dos meses de anticipación.

Prohibido hombres (Rosa) Sm
Entrada a Caracol Morelia– Dos carteles dan la bienvenida a las mujeres y prohiben la entrada de hombres

El grupo organizó 11 autobuses que salieron de la Ciudad de México, de la Gozadera rumbo a Chiapas. Me tocó ir en el bus # 10, coordinado por mi compañera Rosa María. Fui el único hombre viajando con 44 mujeres. “Un valiente que se atreve a ir” ironizaba Claudia Torres de Mujeres y la Sexta, coordinadora de la compleja caravana de 11 autobuses. Algunos autobuses, como el Bus # 9 decidieron que ningún hombre viajaría con ellas. Después de casi 24 horas de camino finalmente llegamos al impresionante y bello Caracol Morelia en territorio autónomo zapatista de Chiapas. Eran como las 3 de la mañana cuando llegamos y ya había decenas de autobuses y autos en el estacionamiento. Ahí mismo, Rosa María y las demás compañeras se despidieron de Fabián y yo, los únicos dos hombres de toda nuestra caravana de 500 mujeres. Nosotros nos encaminamos al campamento con otros 300 hombres, muchos de ellos en la misma situación de ser los únicos o casi únicos hombres viajando en un autobús de mujeres. Las compañeras siguieron su camino hacia dentro del caracol, donde ya varios miles de otras mujeres se preparaban para iniciar el evento que daría inicio en unas cuantas horas. Nosotros nos fuimos al campamento de hombres.

Desde el inicio lo sabíamos: los hombres no eran invitados a talleres y actividades del Encuentro. Nuestra asistencia se orientaría a preparar la comida, lavar los trastes y mantener limpios los baños. Aun así yo tenía esperanzas de escuchar algunas participantes, como las mujeres de Ciudad Juárez, capital mexicana de los feminicidios hoy disputada por el Municipio de Ecatepec en el Estado de México. En cualquier caso yo pensaba que separados de día podría pasar la noche con mi compañera en la tienda de campaña que llevamos. No estaba preparado para la enorme manta que nos recibía diciendo: “hombres prohibida la entrada.” Manta imponente debajo de una mayor que daba la bienvenida a las mujeres. Los hombres estaríamos aparte, en un rincón atrás del estacionamiento de los autobuses. Me sentí excluido y molesto; pensé en regresar inmediatamente a casa. Sin embargo, me sobrepuse del golpe a mi ego reconociendo la importancia y pertinencia de un encuentro de mujeres.

¿Recuerdan la película de Buñuel donde el director obliga a un grupo de burgueses a convivir de manera forzada íntima y continua por varios días y bajo el mismo techo? No les queda más remedio que exponerse y mostrarse tal cual son. Así nosotros en el Encuentro. Un grupo de unos 300 hombres deambulando sin agenda y escuchando a lo lejos los gritos de miles de mujeres que emocionadas coreaban las presentaciones realizadas por las mujeres zapatistas de Chiapas. Un grito emocionado que nos acompañaría como telón de fondo durante los tres días del Encuentro. Pronto descubrí que no teníamos nada que hacer; ni siquiera los baños y la cocina de nuestro pequeño campamento pues los compas zapatistas de Chiapas, también excluidos del Encuentro, ya estaban organizados para esas tareas. Dentro del caracol, las compañeras zapatistas se hacían cargo de esas y todas las tareas que un encuentro de esa envergadura requiere. Demostraban, con la mayor tranquilidad que no necesitaban de los hombres. Y entonces, ahí estábamos, un montón de hombres atrapados sin oficio ni beneficio. De pronto, como si fuera parte de un plan preconcebido, dos mujeres zapatistas cambiaron nuestra situación. Llegaron con sus paliacates sobre el rostro a pedir que moviéramos las tiendas de campaña para dejar que otros hombres sin tiendas que venían llegando pudieran dormir bajo el único espacio techado del campamento. Nos reunimos en círculo para escuchar a las compas que dieron su mensaje y se fueron dejándonos reunidos. ¿Y ahora qué? “Compas—dijo uno de los hombres– ¿qué tal si platicamos y compartimos experiencias?” Así empezó un diálogo de hombres que seguiría por tres días.

DSCN4858
Círculo de hombres discutiendo el machismo vs. la masculinidad consciente

Desde la primera charla descubrimos que éramos un grupo extremadamente diverso aunque a la vez muy homogéneo. Diverso en edades con niños, jóvenes de 19, adultos en sus 20s y hasta en sus 70s. Diverso en sus profesiones con pescadores, agricultores, trabajadores mecánicos, estudiantes, académicos y fotógrafos. Diverso en sus compromisos y perspectivas con activistas de la Sexta, marxistas, anarquistas, granjeros por la sustentabilidad, músicos itinerantes, y bicicleteros recorriendo Latinoamérica. Diverso con hombres de Chiapas, Jalisco, Sinaloa, Colima, Michoacán, Coahuila, Estado de México, Distrito Federal, Colombia, Italia, España, Brasil, Suiza, Islas Canarias, y un numeroso grupo de Argentina. Pero era homogéneo pues casi todos íbamos acompañando a compañeras y porque al parecer todos éramos heterosexuales masculinos. También había compañeros zapas; algunos milicianos y otros civiles, pero ellos comían y dormían aparte y tenían otra dinámica diferente a nuestro grupo.

Uno de los dos concejales del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) de Michoacán que venían, el compa Francisco Reyes, se dio a la tarea de facilitar nuestra charla. En el diálogo de compartir experiencias, un compa, creo argentino, habló de su masculinidad, de su malestar con sus privilegios de género y de su ambigüedad en cómo encarar el desafío feminista en su vida diaria. Esto destapó al elefante en el cuarto. Desde allí comenzaríamos una conversación de días en círculos, algunos plenarios y otros en grupos pequeños. Discutimos qué discutir por más de dos horas y escogimos explorar el patriarcado, el machismo y cómo se enmarañan en el trabajo, la pareja, familia, paternidad, sexualidad, lenguaje y demás. Hablamos de jugar al espejo o sea vernos a nosotros aunque pronto descubrimos lo fácil que era desviarnos, esquivar incomodidades, y hablar de las mujeres más que de nosotros mismos. Pienso que éramos feministas, es decir, que con bajas y altas nos declarábamos a favor de la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres; no en balde estábamos allí. Pero como que eso nos daba una armadura para ocultar nuestras debilidades y contradicciones. En especial nuestra “falta de huevos” como decía otro compa argentino, para luchar contra el machismo en nuestros medios, escuelas, familias, trabajo, etc. Nuestra debilidad para no oponernos a comentarios o bromas machistas o misóginas que dejamos pasar con un silencio cómplice.

Durante la conversación, algunos de nosotros propusimos hacer un escrito y enviarlo al Encuentro, algo así como que los hombres nos solidarizamos con el Encuentro de Mujeres. Pero otros, más sensibles, se opusieron. Parece de buena intención, dijeron, pero lo que menos necesitan las compañeras en el Encuentro es nuestro protagonismo. Dejémoslas en paz y refrenemos nuestros deseos por los reflectores. Aunque sea por ahora mantengamos silencio y en la sombra. Todos asentimos.

Conversando y discutiendo, empezamos a delinear eso que empezamos a llamar “masculinidad consciente.” Salieron muchos puntos aunque no todos participaron. La resistencia a esta conversación no se dio tanto en las discusiones sino más bien los que no querían, por una u otra razón, simplemente se alejaron del círculo. Cuando algunos loaban su compromiso con la igualdad de oportunidad para mujeres y hombres el compañero Agustín de Argentina nos llamó a la prudencia. “No me voy jactar de lo que no soy,” dijo. Y nos recordó que hay machos de derecha, pero también de izquierda, o sea compas bien luchones contra la explotación de clase y la opresión de culturas pero igual de mandones y represores al interior de la familia.

En varias ocasiones vimos que las leyes del EZLN y los principios del Consejo Nacional Indígena (CNI) eran muy buenos para nuestra discusión de cómo luchar contra el machismo patriarcal. En los siete principios del CNI de servir y no servirse, construir y no destruir, obedecer y no mandar, proponer y no imponer, convencer y no vencer, bajar y no subir, y representar y no suplantar encontramos una guía formidable para construir buenas relaciones con las compañeras. Por otro lado, la Ley revolucionaria de mujeres del EZLN dice: “En su justa lucha por la liberación de nuestro pueblo, el EZLN incorpora a las mujeres en la lucha revolucionaria sin importar su raza, credo, color o filiación política, con el único requisito de hacer suyas las demandas del pueblo explotado y su compromiso a cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos de la revolución. Además, tomando en cuenta la situación de la mujer trabajadora en México, se incorporan sus justas demandas de igualdad y justicia.” Esta ley tiene 10 puntos que recogen demandas de mujeres de México y del mundo y no sólo de Chiapas: derecho a planear y decidir en la procreación, a participar en las decisiones y liderazgo de la comunidad, a la salud y una alimentación saludable, a elegir pareja o no tenerla, a participar en la lucha por justicia social con las mismas oportunidades y responsabilidades que los hombres, y a estar libre de toda clase de violencia, incluyendo la sexual, con severos castigos para los intentos de violación. (Ley revolucionaria de mujeres) Decidimos circular esta ley en todas nuestras comunidades.

Sobre machismo en lo laboral, salieron varias conversaciones. El compa Jesús de Sinaloa nos dijo que en su comunidad, la actividad de la pesca está de facto vedada para las mujeres. No conozco, dijo, una comunidad donde haya pescadoras mujeres. Pero hay una cooperativa de pescadoras en Oaxaca, refutó otro compañero. En cualquier caso se reconocía que aún hay campos laborales cerrados a las compañeras. Se ha avanzado, dijo uno, pero ¿a qué precio? preguntaban otros pensando en mujeres en posiciones de autoridad que son tan explotadoras y represivas que los hombres. Yo, que radico en Estados Unidos, no apoyo la lucha de mujeres que quieren ser policías o agentes de la Migra en ese país, dije. Queremos igualdad de oportunidades pero para cambiar el capitalismo, no para que haya ahora mujeres represoras. Pero eso no te toca decirlo, me contestaron. Es decisión de las mujeres y no tuya en que sí y en qué no trabajan. Igual no apoyo esa lucha, contesté. El compañero José de Colombia nos recordó, al respecto, que lo masculino y lo femenino pueden ser encarnados por igual por hombres y mujeres. Cuando Angela Merkel gobierna la Alemania capitalista, ella está encarnando lo masculino, por mucho que sea mujer.

Varios compañeros manifestaron que era la primera vez que tenían conversaciones de este estilo. Un momento dramático se dio cuando el compa Francisco, concejal purépecha, lloró. Dijo que ahora comprendía el sufrimiento que había ocasionado despreciando a las mujeres y a los gay. Estas pláticas son muy nuevas en mi comunidad, dijo. Este concepto de masculinidad consciente es algo nuevo; “el hecho de descubrir cómo hemos despreciado a las compañeras y a los compas gay” me duele mucho. No sé cómo vamos a traducir estos conceptos a mi lengua purépecha.

Aquí quiero enfatizar las pláticas en el tercer día que se centraron en la sexualidad. Salieron temas diversos: pornografía, baile, cuerpos, piropos, caballerosidad, eyaculación, seducción, lenguaje y más.

De la pornografía se dijo que es una forma de poder machista; que la pornografía es consumida principalmente por hombres, tanto heterosexuales como homosexuales.

Sobre el baile y las formas de saludarnos se dijo que es un campo de lucha entre machismo y masculinidad consciente. Hay quienes bailan y se saludan retándose y golpeándose, pero es mejor hacerlo abrazándose o besándose. No tenemos por qué esconder nuestro afecto o recurrir a golpes y desafíos para manifestarlo; hay que dejar de reprimir nuestra parte femenina. Hay que aprender a crecer hacia abajo, decía un compa sudamericano, usando una metáfora zapatista.

Las referencias al cuerpo salieron entre varias conversaciones. El capitalismo cosifica los cuerpos como mercancías. Una y otra vez se hicieron llamados a no apoyar la sexualización, mercantilización o cosificación del cuerpo de la mujer aunque avanzamos poco en el significado de esos términos. Se habló, sin embargo, sobre los olores y la depilación. Es machismo andar queriendo que la mujer huela a perfumes y rosas en todo momento. “La mujer debe depilarse para ser bonita,” se dice, pero si queremos a una compa entonces queramos también sus olores y sus vellos en genitales y axilas. Nuestro cuerpo es territorio constante de lucha, es como el “gerundio,” dijo un compa, un constante estar siendo. Y nuestro cuerpo es también un cuerpo colectivo en la familia y la comunidad donde también hay que luchar.

Sobre el erotismo hubo opiniones diversas aunque tampoco pudimos ir a fondo. El compa Víctor de Ecatepec defendió el poliamor. Después de varios fracasos, dijo, ahora prefiero relaciones más libres y conscientes, sin tanta exclusividad y sin tanta carga emocional. Yo me quedé pensando en lo difícil que me sería separar amor de sexualidad y hacer el amor sin enamorarme. En cualquier caso, un compa subrayaba que la sexualidad es elegida, un goce biológico y cultural entre hombres y mujeres, entre hombres, entre mujeres o con uno mismo.

Un compa habló desde la doctrina del Tantra. Nos explicaba que la sexualidad es más que la genitalidad, más que el falo, pues la sexualidad es también sagrada, es un lenguaje de energías que dialogan en una invocación a la vida. En el capitalismo hay una sexualidad enferma, andrógina, que equipara el placer masculino a la eyaculación. Y ve al cuerpo como objeto de conquista: “voy a conquistar a esa mujer” cuando lo que debiéramos hacer es cortejar, o como dice uno de los principios del Congreso Nacional Indígena, se trata de convencer, no de vencer. El capitalismo impulsa el mercado sexual y la trata de cuerpos. Se sexualiza el amor llamando a la mujer “mi cola” o “mi nalga” pero hay que recuperar el territorio sagrado de la sexualidad como erotismo.

La intimidad no siempre es un área de confort para los hombres. A nosotros nos cuesta expresarnos; somos emocionalmente menos conscientes que las mujeres. La intimidad sexual nos angustia: nos es incómodo que la mujer diga que no y también el nosotros decir que no cuando ella quiere. Allí entra en juego nuestra hombría.

Un tema crucial es el lenguaje, que incluye las actitudes. La caballerosidad, por ejemplo. ¿Dónde deja de ser un detalle de cariño para tornarse en una fobia posesiva masculina? Un compa europeo que trabaja de mesero nos dijo lo difícil que es dejar de acostumbrarse a siempre llevar la cuenta al hombre aunque sea la mujer quien la pidió o se pague entre varias personas. Es absurdo seguir masculinizando el plural, dijimos. ¿Pero cómo reemplazar el “nosotros,” por ejemplo? Hay varias propuestas, como se sabe: “nosotras/os,“ “nosotraos,” “nosotr@s,” o “nosotrxs.” Otros compas dicen que en Sudamérica se está empezando a usar la e neutral, como en “nosotres.” La discusión sigue.

El lenguaje machista atribuye significados buenos a lo masculino y malo a lo femenino, aunque hay ambigüedades. Usamos “chingar” para agredir, como en “te voy a chingar” que originalmente significa “te voy a violar.” Usamos “me vale madres” para decir “sin valor” pero “está padre” para dar valor. Sin embargo es ambiguo, pues también decimos, “a toda madre” para algo que vale, o “me vale verga” para algo sin valor.

Lo más importante es ser consciente del lenguaje que usamos. Por ejemplo, unos compas proponen decir abracémonos” que suena menos posesivo que “abrázame.” O los piropos en la calle, que aunque los digas bonitos y los llenes de “florecitas” son extremadamente sexistas, machistas y violentos. Y evitar el colmo del machismo disfrazado de buenas intenciones como cuando se dice: “yo apoyo a la mujer en tareas domésticas,” como si fueran tareas de suyo de ellas. El lenguaje puede abiertamente reforzar la doble o triple explotación hacia las compañeras como cuando se dice que “yo llevo el dinero a casa y tengo derecho a descansar y que me sirvan,” como si el trabajo doméstico y la educación de l@s hij@s no valieran ni fuesen trabajo.

También hablamos de dar la lucha como hombres y en círculos masculinos. Hablamos de no tener miedo a cuestionar el machismo en el lenguaje, de no solapar, encubrir, ni rehuir a la discusión. Pero ¿cómo encarar a hombres que queremos, como padres, hermanos y amigos machistas? ¿Cómo cuestionar incluso a madres o hermanas que promueven valores machistas o que de plano son ellas bien machas? No queremos romper con ell@s pero hay que decirlo, entendiendo que los sentimientos son más poderosos que las razones y que apenas estamos iniciando este cuestionamiento.

No es fácil. La verdad me siento incómodo en grupos dónde sólo hay hombres. Las conversaciones “entre cuates” se sexualizan y se llenan de misoginia. Recuerdo varios compas de lucha que son bien honorables y respetuosos de las mujeres con que viven pero de cómo se transforman cuando están solos entre hombres. Empiezan a hablar de sus borracheras y avances sexuales con las mujeres que laboran en cantinas o asisten a los bares de la colonia. Estoy seguro de que jamás aceptarían que las mujeres en sus familias hicieran otro tanto.

Hablamos también de los feminicidios, o sea cuando el machismo se vuelve violento, criminal y asesino. Es cierto, pensamos, que esta violencia “extrema” no es sino la cara machista de sociedades enfermas de violencia y crimen y capitaneadas por narco estados. Pero igual es cierto que la brutalidad de los feminicidios ocurre también dentro de la familia. Un compa mexicano reportó en su círculo de discusión lo siguiente: El hombre trabajador es explotado y oprimido y luego duplica esa opresión en su familia; pero ¿qué pasa cuando pierde su capacidad de ser proveedor? “Mi papá hace la comida pero está resentido porque hay una dislocación de su visión de proveedor… Si el hombre proveedor pierde la fuente de trabajo cae en una contradicción, una devaluación de su identidad.” A nosotros no nos matan por ser hombres pero vemos con terror que cultivados en el machismo y al ser devaluados podemos volvernos asesinos.

Termino este recorrido con la pregunta que las mujeres nos pusieron en el espejo. ¿Cómo nos interpeló el “prohibido hombres” a la entrada del Encuentro? ¿Cómo nos afectó y cómo vivenciamos el espacio propio entre hombres? Sin esa prohibición no hubiéramos sido forzados y tenido la oportunidad de hablar entre nosotros y reconocer nuestras debilidades y contradicciones y los desafíos que enfrentamos para llegar al momento de un encuentro igualitario y humano donde los géneros aun existiendo no sean marcas de dominación y machismo sino expresiones de la hermosa diversidad humana.

Circulo de hombres foto final
Círculo de hombres. Foto final

 

Yo sólo quería que amaneciera

YoSolo1

Presentación de informe sobre impactos psicosociales del Caso Ayotzinapa

“La primera vez que fui al corral (después de que desapareció mi hijo) me la pase llora y llora, porque sembramos una matita de chiles. Llegué y ahí está la matita llenita de chiles. También me pongo triste porque él se ponía a sembrar los palos y ahora esos palos ya están dando flores. Es lo que me pongo a pensar. ¿Porqué la vida es tan injusta con uno? ¿Por qué? Ya los palos ya están grandecitos, ya hasta van a dar mangos unos, y él nada, ni sabemos nada de él.”

Para las madres y padres de Ayotzinapa el tiempo se ha vuelto una experiencia paradójica. Se detuvo la noche del 26 de septiembre cuando fuerzas gubernamentales desaparecieron a sus hijos,  pero transcurre vertiginosamente sin  encontrarlos,  viendo que la vida pasa para ellos, sus plantas, sus familiares y sin saber qué ocurre con sus muchachos.

“Es el mismo tiempo pues, como si fuera el principio, no sabemos nada de ellos. Por eso no ha pasado para nosotros el tiempo. No importa el sufrimiento que llevamos. El gobierno nos ha tratado de callar, de hacer lo que ellos quieren, pero nosotros no nos vamos a ir hasta que sepamos.”

_MG_5778

A 41 meses de la desaparición forzada de sus hijos, los familiares de los estudiantes de la normal Raúl Isidro Burgos no pueden tener un duelo, ese proceso psíquico de elaboración de la pérdida que permite cerrar un ciclo, porque no saben si sus hijos están vivos o muertos. No saber nada de sus hijos impide delimitar la pérdida y el dolor y la angustia se repiten cada día con la misma intensidad que el primero.

Yo sólo quería que amaneciera. Impactos psicosociales del caso Ayotzinapa  es el informe donde  un equipo multidisciplinario de varias organizaciones de derechos humanos analiza ese efecto de duelo congelado y otros impactos que los ataques de las noches del 26 y 27 de septiembre del 2014 causaron tanto en los familiares de los desaparecidos, heridos y asesinados, como en los estudiantes sobrevivientes, quienes no se asumían como víctimas, hasta después de este informe. El título es tomado del testimonio de unos de los normalistas sobrevivientes.

IMG_3143

“Su  experiencia (de los estudiantes sobrevivientes)  fue la de seguir vivos en el lugar de alguien más, en el lugar de de un compañero.  Cómo veían a los familiares de los muchachos desaparecidos y pensaban  que ellos podían ser sus papás o sus mamás. Y cómo sentían  que a partir de los hechos, sus vidas tomaban otro sentido, el de buscar a sus compañeros. “ Señaló en la presentación del libro,  Ximena Antillón, coordinadora del informe,  quién añade que en dicho documento también se detecta como la violencia que viven las víctimas empezó antes de los hechos en Iguala  con la marginación  y pobreza y no terminó con ello sino que continuó a través de las actuaciones de  agentes del estado , la estigmatización de las victimas al señalarlas de tener vínculos con la delincuencia organizada, la falta de una búsqueda efectiva  y la versión oficial de los hechos sin sustento científico, refiriéndose a la llamada verdad histórica que el gobierno se ha encargado de difundir y que asegura que los 43 estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula.

La reiteración de esa “verdad histórica” es una forma de re victimizar a todas las personas afectadas de los ataques de Iguala. En el informe se hace un llamado a erradicar esas prácticas.

En la presentación, se denunció que el gobierno federal no tiene interés en encontrar la verdad de los hechos y por el contrario sólo quiere administrar políticamente las demandas de verdad y justicia de las madres y padres.  En la audiencia del 2 de marzo, ante la Comisión de Derechos Humanos del caso Ayotzinapa,  el gobierno se negó a adoptar el informe como base para la generación de planes de atención,  y en su caso, reparación para las víctimas, pese a que fue una recomendación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que desde finales del 2014 fue asignado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para dar seguimiento al caso.

La elaboración de las 64 entrevistas que son parte del informe no fue fácil, sobre todo porque las víctimas han perdido la confianza a través del tiempo transcurrido y de las tantas promesas hechas por el gobierno. Uno de los temores expresados por los familiares es que este reporte diera pie para cerrar el caso con el ofrecimiento de reparación de daños. Y si bien, se han hecho intentos desde el principio, las organizaciones involucradas aseguran no fue ese el propósito.  Familiares denunciaron que a los pocos días de los hechos, vehículos con personal armado llegaba a sus casas ofreciéndoles dinero, pero además mostrando actitud intimidatoria. Antillón recuerda que una  de las madres preguntaba ¿Cómo supieron donde está mi casa? ¿Por qué en lugar de buscarme a mí, no buscan a mi hijo?. Aún así los padres y madres siguen con su búsqueda.

La presentación del informe que se llevó a cabo el 14 de marzo en el centro cultural Tlatelolco fue dedicado a la señora Minerva Bello, madre de Everardo Rodríguez Bello, quién murió el pasado febrero sin saber el paradero de su hijo.

 

El diagnóstico recupera las recomendaciones del GIEI en materia de atención a víctimas y plantea una serie de recomendaciones al  Estado con el objetivo de reconstruir la confianza de las víctimas, y criterios mínimos que configuren el marco de la atención a las victimas con respeto a su dignidad. Por esta razón, se plantean, entre otras, las siguientes medidas simbólicas:

  • El Estado debe reivindicar y dignificar a todas las victimas que fueron heridas, particularmente los casos de Aldo Gutiérrez Solano y Edgar Andrés Vargas, privadas de la vida, a los estudiantes normalistas sobrevivientes y a los estudiantes desaparecidos, por el daño producido por su criminalización y cuestionamientos sobre su presencia en Iguala durante los meses posteriores a los hechos.
  • El Estado mexicano debe reconocer públicamente, en voz de autoridades de alto nivel, la falta de sustento científico suficiente en la hipótesis oficial que establece como destino final de todos los estudiantes de Ayotzinapa el basurero de Cocula, y remover cualquier aseveración al respecto de los discursos y sitios digitales públicos del Estado mexicano.
  • Generar las condiciones para el avance de la búsqueda y la investigación de la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas, incluyendo garantías para la seguridad de los padres, madres y familiares de los estudiantes desaparecidos y sus representantes.

En el estudio se documentaron también casos de familiares de personas desaparecidas de otros grupos y colectivos por lo que la recomendación es que estas medidas trasciendan el caso Ayotzinapa y apunten hacia una verdadera política de Estado para abordar la desaparición forzada en México.

En la presentación a cargo de las organizaciones participantes en el informe: Fundar, Centro de Análisis e Investigación; el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez;  el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y Serapaz, se dijo el reporte estará disponible de manera digital en los próximos días en fundar.org.mx.

photo_2018-03-15_12-29-21

Madres recorriendo caminos en busca de sus desaparecidos

Alguna vez platicando de desapariciones forzadas, al ser ya un tema recurrente en México, me preguntaron qué haría yo si mi  hija desapareciera. La pregunta fue tan directa y espontánea que me tomó de sorpresa. Antes de responder, ya las lágrimas amenazaban con brotar. Lo único que atine a decir, porque así exactamente lo imaginé,  es que recorrería calles y tiraría puertas y muros para encontrarla. Que no descansaría hasta saber su paradero.

Veo con enorme tristeza y rabia que para miles de madres en México, la desaparición ya no es una hipótesis. Quizás a ellas nunca se les hizo esa pregunta, sino que fueron arrojadas, así, sin misericordia,  a la terrible verdad de un día tener la incertidumbre de saber  si su hijo o hija vive, está bien, come,  llora, sufre o si  ya su vida fue arrancada.

Y si, así como yo me pensé recorriendo calles y tirando muros y puertas, están ellas. Recorren largos caminos, buscan en archivos, delegaciones, fosas clandestinas. No importa que sea de día o de noche, que pasen meses o años. Estas mujeres que se han vuelto unas guerreras, no se detienen. Aún si tienen la fortuna, si así le podemos llamar,  de encontrar el cuerpo de sus seres queridos, siguen ahí, apoyando a sus compañeras de desgracia, porque la pérdida las hermana y hace su lucha eterna.

En una tarde calurosa, aunque helada en la sombra, típico clima de invierno citadino, madres como Margarita, “A”, Guadalupe, Eudocia, María del Rocio comparten la historia de sus familiares desaparecidos. Guadalupe, la hija de Margarita,  tenía 19 años cuando desapareció en Oaxaca en el 2011. “A” tiene a  su esposo desaparecido. Son de Chilpancingo. No quiere decir más por temor a represalias. El hijo de Guadalupe, Edgar Abdul de 19 años, fue de Querétaro a  Boca del Río, Veracruz de vacaciones. La última vez que habló por teléfono con su hermano ese mayo del 2014, le dijo que estaba en una plaza y que tenía miedo porque acababa de llegar un comando de encapuchados armados. Ya no se supo más de él ni de su amiga con la que estaba. Eudocia perdió la vista hace un año a raíz de la diabetes que dice se le generó por el susto de saber perdido a su hijo Abel en octubre del 2013. El hijo de María del Rocio, era médico. Desapareció en Chilpancingo. A finales del 2016 encontraron su cuerpo, después de 4 años de búsqueda. Ya lo sepultó. Sigue apoyando a sus compañeras por solidaridad, dice entre llanto. Rocio es los ojos de Eudocia en su andar de Chilpancingo a México.

 Ellas son parte de un grupo de 41 madres de desaparecidos que desde el 17 de este mes están en huelga de hambre frente al edificio de la secretaría de gobernación (SEGOB) exigiendo se resuelvan sus demandas.

Pese a sentirse débiles, su voz es decidida. Tienen ya tres días sin comer y dos noches durmiendo a la intemperie sobre unas colchonetas y cobijas que no son suficientes para  el frio que ha azotado la capital mexicana.

 Llegaron a la ciudad de México caminando, en aventones, o como pudieron. La búsqueda de seres queridos, en la mayoría de los casos desde hace años, trajo a estas 41 mujeres de Estados como Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Querétaro, Veracruz, Quintana Roo, Tamaulipas, entre otros Estados, a exigir su aparición y se les otorguen los apoyos que la ley general de víctimas les confiere. De aplicarse esa ley, el gobierno tendría que cubrir gastos de viaje para continuar con los trámites de las búsquedas.

Agua y miel son su único alimento. Las botellas de miel están ya casi vacías. Ya la salud de algunas de ellas se está resintiendo. A una se le subió la glucosa hasta más de 400.  Guadalupe tiene hepatitis. Bajo la ley general de víctimas, el gobierno también debería cubrir sus gastos médicos y Eudocia pudiera tener una operación para su vista.

 Aseguran no se moverán de las puertas de la dependencia, pese  a su debilidad, enfermedades, el frio que padecen por la noche y de la indolencia del personal del gobierno que al descender de sus lujosos automóviles entran al edificio pasando por encima del campamento improvisado.  En estos tres días no ha salido ningún funcionario de la SEGOB a escuchar sus demandas.

Estas madres pertenecen a una red de más de 200 colectivos que buscan a sus desaparecidos. “Y hay muchos más colectivos. Nosotras las madres nos hemos convertido en rastreadoras” dice Margarita.

Hace unos días el colectivo Familias Unidas por Nayarit reportó el  hallazgo de tres fosas clandestinas con 32 cuerpos en Nayarit.

La desaparición de personas en México va en aumento en los últimos años. El tema salió a la luz en septiembre del 2014, con la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Sin embargo, la  realidad  es que este crimen  ha estado presente desde muchos años atrás y  se ha recrudecido con la llamada guerra contra el narcotráfico implementada por los presidentes de México  y Estados Unidos en 2006.

 El gobierno, sin reconocer que en esas desapariciones hay evidencias de su participación a  diferentes niveles, maneja desde hace tres años que las cifras son de alrededor de 30 mil.  Entre las madres y por otras voces se dice que exceden los cien mil.  Los volantes de “SE BUSCA”que se encuentran en casi cada esquina pegados en postes de luz, en cabinas telefónicas o publicados en redes sociales, en las noticias, nos dicen que es una realidad que no podemos y no debemos evadir. Mucho menos que se normalice..

Al normalizar las desapariciones y hacernos indolentes, nos hacemos complices de los perpetradores.

 

Marichuy, la voz de los pueblos originarios de México

marichuy perfil

Por primera vez en la historia de México una mujer indígena busca participar en las elecciones del 2018 para la presidencia de la república. Por elección de una asamblea de pueblos originarios congregados en el Congreso Nacional Indígena (CNI), María de Jesús Patricio Martínez (Marichuy), nahua del sur de Jalisco, fue nombrada vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) para participar en los comicios como candidata independiente. Su participación en el proceso rompe con la posición anti-electoral que desde sus inicios el CNI mantuvo, mostrando la falta de confianza hacia la política mexicana. Miembros del congreso indígena denuncian lo que llaman una guerra de exterminio hacia sus comunidades a favor de megaproyectos y en nombre del progreso. Ven su participación en el proceso electoral como una vía de denuncia y organización para detener esa guerra.

“Por eso es necesario voltear a ver a nuestros hermanos de nuestras comunidades que tenemos al lado, de hacer una fuerza juntos y poder quitar este monstruo capitalista que está acabando con todo, está acabando con todos, está acabando con nuestras vidas, con la vida de las comunidades, está contaminando esas aguas, está acabando esos árboles, está destrozando nuestros territorios y le está sacando las riquezas y nos está encarcelando a nuestros habitantes, nos están desapareciendo.” Marichuy en caracol Roberto Barrios.

EL CONCEJO Y SU VOCERA, UNA PROPUESTA COLECTIVA DEL CNI

DSC_0704
La propuesta del Concejo nace en octubre del 2016 en el quinto Congreso Nacional Indígena. Desde que se formó en 1996 el CNI los pueblos, tribus y naciones del sur al norte de México que en él se aglutinan han compartido las problemáticas de despojo, violencia y discriminación que viven cada día. Al mismo tiempo, se apoyan y fortalecen en sus resistencias por defender sus tierras, sus aguas, sus usos y costumbres, sus culturas, sus lenguas, sus vidas. El tiempo y la represión les han enseñado que sólo caminando y organizándose juntos se hacen fuertes para combatir el sistema que así nos ha tenido por más de quinientos años. En ese quinto congreso de 2016 se resolvió llevar a cabo una consulta en todos los pueblos que integran el CNI para decidir si se aceptaba la propuesta para conformar el Concejo. El resultado de la consulta en diciembre del 2016 fue la aprobación de la propuesta, con la participación de 523 comunidades, de 25 estados del país y de 43 pueblos indígenas. En una tercera reunión, el 28 de mayo del 2017 en Oventic Chiapas, María de Jesús, sanadora de medicina tradicional, es nombrada vocera del Concejo Indígena de Gobierno y se anuncia su participación en el proceso electoral.

Cuando el 7 de octubre Marichuy se registró ante el Instituto Nacional Electoral (INE) como aspirante a candidata independiente, fue tajante al decir “Nuestra propuesta es diferente, es una propuesta colectiva, que no es como ellos lo tienen diseñado, es una persona que dice y decide, y se hace lo que la persona dice. Aquí no, aquí somos en colectivo. Por eso es el Concejo Indígena de Gobierno.” También fue clara al decir que el CIG no aceptará un centavo del INE.

Hasta el 19 de octubre de 2017 se habían registrado 156 concejales de 63 regiones que en conjunto hablan 39 lenguas, de acuerdo a declaración de Marichuy en Oventic. Las leyes electorales mexicanas no permiten registrar como candidato a un grupo de personas, de ahí la necesidad de elegir a un vocero o vocera.

Al participar en el proceso electoral, el CIG afirma que pretende aguadar la fiesta de los de arriba, pero más que eso, busca que en el camino a las elecciones en junio del 2018, los pueblos, trabajadores en las ciudades, estudiantes, maestros, homosexuales, intelectuales, amas de casa, todas las comunidades se concienticen de sus propias condiciones de vida y trabajo, se organicen y vinculen para hacer un frente común ante el sistema que a todos, en el campo y la ciudad, está afectando. La participación en los comicios busca también que al estar bajo los reflectores de la atención no sólo en México, sino en el mundo entero, se visualicen las problemáticas que las comunidades viven en México.

Marichuy y concejalas en Palenque

En colectivo, en cada una de las presentaciones, Marichuy comparte la palabra con las compañeras concejalas de comunidades. Así la zapoteca de Oaxaca denuncia la militarización de Juchitán so pretexto de apoyo después del terremoto; la otomí del estado de México denuncia el despojo de tierras en San Francisco Xochicuautla por hacer una carretera; la concejal tzotzil de Acteal habla de la matanza de 1997 en la que grupos paramilitares asesinaron a 45 personas, incluyendo a sus padres; la concejal de la comunidad guarijio de Sonora habla de cómo el gobierno se quiere apropiar de sus ríos, o la concejal Nahua de Jalisco denuncia que les arrebatan sus tierras comunales para construir desarrollos turísticos. Otras hablan de proyectos mineros, parques eólicos y muchos otros conflictos. A sus denuncias en el recorrido se unieron las voces de una madre y dos padres de Ayotzinapa que siguen buscando verdad y justicia para sus 43 estudiantes victimas de desaparición forzada en 2014.
El Concejo es el que tomará decisiones bajo los 7 principios con los que el CNI se rige: Servir y no servirse. Construir y no destruir. Representar y no suplantar.    Convencer y no vencer.  Obedecer y no mandar. Bajar y no subir.  Proponer y no imponer.

nuestros principios

 

ES LA HORA DE LOS PUEBLOS
hora de los pueblos“Es la hora que los pueblos van a levantar su voz, se van a organizar y vamos a luchar no solamente por los pueblos indígenas, vamos a luchar por todo el mundo.
¿Y cómo lo vamos a hacer? Uniendo, articulando, concientizando. Y vamos a ir caminando juntos. Y vamos a ir peleando por todos, por todos los mexicanos y por todo el mundo.”
Fueron palabras de Marichuy en su primera presentación como aspirante a candidata independiente a la presidencia por la república mexicana en el caracol zapatista Guadalupe Tepeyac en Chiapas el 14 de octubre de 2017.

Ante miles de personas que, pese a la lluvia y el frío se congregaron en tierra autónoma para escuchar a la primera mujer indígena en participar en elecciones presidenciales en México, Marichuy dejó claro que este es un movimiento de y para todos los mexicanos. Los explotados, los despojados, los ignorados, los reprimidos y que no se va a lograr si no indígenas y no indígenas, caminamos juntas y juntos.

lluvia en la garrucha

“Es el momento de voltear a ver a nuestras comunidades, voltear a ver a nuestros hermanos. Lo que estamos sufriendo también lo sufren ellos, aunque sean de otro color, aunque piensen diferente a como pensamos, tenemos que unir esos dolores que tenemos, esas rabias de todo lo que nos han hecho por años.” Dijo Marichuy.

Su primer recorrido para conocer y articularse con las comunidades de las que es vocera, fue en territorio zapatista recorriendo los cinco caracoles, comunidades autónomas que a través de los años desde su formación en 2003 han logrado su auto-suficiencia económica y cuentan con sus propios sistemas de gobierno, salud y educación. Estas comunidades formadas después del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en el estado de Chiapas en 1994, son parte del CNI y de ellas surgió la propuesta del concejo.

niebla en oventic

Así, entre lluvia, frío, calor húmedo, característicos de los altos de Chiapas y selva lacandona, donde se encuentran los caracoles Guadalupe Tepeyac, Morelia, La Garrucha, Roberto Barrios y Oventic, Marichuy habló ante miles y miles de personas zapatistas y no-zapatistas que acudieron a escuchar las palabras de una mujer del color de la tierra, como ellas y ellos. “Ella es como nosotros, ella si entiende nuestros problemas” comentó Ofelia mientras esperaba la llegada de la vocera y concejales y concejalas a Morelia. Ofelia y su familia viven en Ocosingo y están afiliados a un partido político, pero eso no impidió que como muchos otros residentes de poblaciones aledañas llegaran a escuchar la propuesta del CIG. Los eventos en los caracoles fueron abiertos al público en general. Desde mucho antes de llegar a las comunidades, se podían ver enormes mantas dando la bienvenida al CIG y a su vocera e invitando a los pobladores a acudir a las presentaciones.

niños y sign

Al recorrido se sumó una presentación en una plaza de la ciudad de Palenque. Este fue el primer evento ante un público que en su mayoría es parte de algún partido político. Aún así, muchos eran simpatizantes. También había curiosos de la propuesta del concejo y su vocera. El suelo chiapaneco fue el primero que el CIG recorriera en un camino que les llevará a todos los rincones de México, asegura, buscando que se logre esa conciencia, articulación y organización necesarias para “derribar este sistema capitalista, que no solamente está acabando con nuestros pueblos, va a acabar con todo.” Palabras de Marichuy en Guadalupe Tepeyac.

gpe

 

PERO SOBRE TODO, ES LA HORA DE LAS MUJERES

IMG_4364-crop“Pero sobre todo es la hora de las mujeres que luchan y se organizan por nacer su libertad, por nacer su patria nueva con justicia, por nacer un mundo nuevo de paz y diferente sobre las ruinas que el sistema capitalista y patriarcal van dejando por todos lados. Es el momento de que las mujeres nos organicemos sí, por el respeto de nuestros derechos, pero también por todos y por todas porque en nosotras está la fuerza para empujar esta enorme lucha.” Esto dijo Marichuy en Oventic, el último punto del recorrido, y lo ha venido repitiendo desde que se registró ante el INE.

bienvenida oventic

Y no sólo lo habló. En el recorrido fue evidente la presencia y la fuerza de la mujer. En todas las presentaciones, en el programa participaron sólo mujeres de principio a fin. Fueron compañeras las que dirigieron los programas, comandantas las que dieron la bienvenida a los caracoles al concejo y a Marichuy, autoridades femeninas portando el bastón de mando las que las recibieron en Oventic, concejalas las que hablaron, niñas las que participaron en los cantos y bailes que cerraron cada presentación.

niñas cantantesjdb baston de mando

 

Mientras los concejales escuchaban atentos y realizaban otras labores fuera del escenario. En los comedores, en la cocina, organizando hospedaje, cargando y cuidando a sus hijos estaban los compañeros de las bases de los caracoles demostrando la igualdad que debería regir a cualquier comunidad.

En repetidas ocasiones las oradoras hablaron de la triple discriminación que vive la mujer en México: por ser mujer, por ser pobre, por ser indígena. También hablaron de la violencia que la mujer vive tanto en el campo como en la ciudad en los diferentes ámbitos desde el hogar, hasta el trabajo y en las calles y de la explotación sexual que se vive desde las imágenes en los medios hasta el acoso, violaciones, hasta llegar a feminicidios.

Marichuy sentada“Cada vez que asesinan, que desaparecen, que encarcelan injustamente a un hijo, a una hija, somos nosotras las mujeres las que sentimos el más profundo dolor. Pero justamente porque somos las que sentimos el más profundo dolor, porque vivimos la mayor de las opresiones; también nosotras las mujeres somos capaces de sentir la más profunda de las rabias; y entonces debemos ser capaces de transformar esas rabias en organización con el fin de pasar a la ofensiva para desmontar el poder de arriba, construyendo con determinación y sin miedo el poder de abajo” dijo Marichuy bajo la pesada neblina que cubría con su manto a los asistentes en Oventic.

La comandanta Miriam en Morelia hizo un recuento de cómo desde nuestras tatarabuelas las mujeres han sido discriminadas y explotadas. “Decían que la mujer no sirve. No vale. Que es buena sólo para tener hijos y cuidar la casa.” Con esa idea crecimos, eso nos enseñaron en nuestras casas y escuelas. Pero es tiempo de arrancar de raíz esa idea.

IMG_4562

Por su parte, en Oventic, la comandanta Hortencia fue determinante al decir: “es la primera vez en la historia de México que una mujer indígena va a decir que tenemos capacidad para gobernar un país. Y cuando ella dice que sí puede, con ella también lo decimos todas”.

EL CAMINO NO ES FACIL, LOS DE ARRIBA PONEN OBSTÁCULOS

IMG_4480Desde el día de su registro en el INE, Marichuy denunció que se le trató de obstaculizar. “Quiero iniciar diciendo que para lograr este primer paso nos pusieron muchas trabas. Nos quisieron tratar como de la alta, como de los que se rigen de allá arriba. Que solamente esta estructura está diseñada para ellos, no para la gente de abajo, no para la gente trabajadora, mucho menos para las comunidades indígenas. Pero aun así hemos logrado dar este primer paso.” Ahí mismo denunció que no se le permitió abrir una cuenta de banco en HSBC y tuvieron que buscar otro, ya que una cuenta es un requisito para participar en los comicios.

A lo largo del recorrido hizo una serie de denuncias de actos por parte del gobierno que frenan el proceso de firmas de apoyo ciudadano y comunicación en el CIG. De hecho, los acompañantes de la caravana fueron testigos de cómo en Altamirano, Ocosingo y Palenque, no hubo acceso a internet o telefonía celular. Lo anterior obstaculizó no sólo la comunicación, sino la recabación de firmas en esos lugares, pese a que las filas para hacerlo eran larguísimas.

fila pa firmar

Para lograr el registro como candidata independiente, se requiere de 866,593 firmas de personas con credencial vigente del INE que muestren su apoyo ciudadano.

firmando en garruchaEn las comunidades por donde pasó la caravana se instalaron mesas para la recaudación de firmas. Cientos de asistentes a los eventos llegaron con credencial en mano y listos para otorgar su apoyo a la vocera. La mayoría de mexicanos cuenta con credencial del INE por su validez como identificación oficial.

Las principales denuncias del CIG son: la recolección de firmas es bajando una aplicación del INE a teléfonos celulares que reúnan ciertas características, sin embargo, la lista de aparatos proporcionada por el INE enumera teléfonos que no son compatibles y no enumera otros que sí lo son. El bajar la aplicación y recabar una firma toma horas comparado con 4 minutos que el INE asegura tardaría. No sólo eso, las firmas se tienen que recolectar alrededor del mediodía, ya que las condiciones de luz por la mañana o por la tarde, no son aceptables para la aplicación. En Oventic, Marichuy denunció que la cuenta de correo para que ella registre en el INE los celulares de los voluntarios para recabar firmas, se encontraba bloqueada para todos fines prácticos.

“A pesar de las trampas y dificultades que nos han puesto en el camino, seguiremos adelante y continuaremos nuestros pasos.” apuntó Marichuy teniendo presente que la lucha de los pueblos no ha sido fácil y que estos obstáculos son menores comparados con los que viven las comunidades indígenas. “Algunos lugares han costado muertes, desapariciones, represiones, no importa, todos los que estamos en el Concejo Indígena de Gobierno estamos sabidos de lo que nos espera y vamos a seguir adelante,” dijo en Morelia.morelia