Pueblos Originarios, los desechables del capitalismo

_MG_9706
Mujer con sus hijos en territorio autónomo zapatista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos y texto de Rosa María Barajas

Para los 8.3 millones de indígenas que viven en situación de pobreza (3.2 millones en pobreza extrema) no hay nada nuevo en las promesas de un México mejor del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Son promesas que han escuchado sexenio tras sexenio. Son traiciones que han sufrido desde la llegada de los españoles, luego en  la guerra de independencia y después la revolución mexicana y más luchas en las que han participado creyendo que al final de estas si se les haría justicia. Han sido, y al parecer, seguirán siendo la carne de cañón para que sólo una parte de este México que pretende ignorar su presencia y su historia tenga beneficios de ese progreso, de ese bienestar tan esperado y tan prometido.

_MG_6145
Doña Eloisa en Ecatzingo, Edo Mex a punto de perder su casa por malos manejos de las autoridades

El nuevo gobierno con su discurso populista viene a ofrecer al pueblo mexicano tan golpeado y a la vez ya tan harto, una esperanza de equidad y de justicia que se recibe con júbilo sin preguntarse cómo se van a lograr. Para ello, entre otras medidas,  AMLO promete impulsar las Zonas Económicas Especiales (ZEE)  decretadas por Peña Nieto a finales del 2017 y que se sabe son un paraíso fiscal para los empresarios y no traerán mayores beneficios para los pobladores de  esas zonas en Veracruz, Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Campeche, Tabasco y Yucatán. También, en su plan de infraestructura, se contempla lo que llama un  mayor impulso el desarrollo del Istmo de Tehuantepec que servirá  para unir económicamente a los países de Asia con la costa este de Estados Unidos, el tren Maya de Cancún a Palenque, que atravesará por comunidades indígenas que hasta hace poco eran totalmente ignoradas.  Todo bajo un sistema neoliberal disfrazado de bienestar social. Dijo el Subcomandante Insurgente Galeano al cierre del encuentro de redes de apoyo al CIG este mes de agosto en tierras zapatistas: (los pueblos originarios)..habitaban en estas zonas, por ejemplo en estas montañas que antes no les interesaban, las buenas tierras fueron ocupadas por las fincas, por los grandes propietarios, y aventaron a los indígenas a las montañas y ahora resulta que esas montañas tienen una riqueza, unas mercancías que quiere también el capital y ahora no hay adonde irse para los pueblos originarios, o luchan y defienden incluso hasta la muerte esos territorios o no hay de otra pues, porque si no, como quiera los quiere pues el gran capital.”

_MG_9571
Subcomandantes Insurgentes Galeano y Moisés

Al fin y al cabo, ellos no entran en el sistema de producción-consumo. Solo unos cuantos serán contratados en las nuevas empresas prometidas. Los que no le entren a la industria, al llamado progreso, se quedarán sin trabajo pero también sin tierra al ser  arrebatada para el desarrollo de esos proyectos. Ellos y ellas tampoco consumen. Porque no tienen los medios para hacerlo y porque los productos que se producen en esas empresas no le son necesarios. ¿Podrán viajar en el súper tren turístico? ¿Podrán comprar los productos que surjan de las empresas en las zonas económicas especiales? Lo dudo. “Parece que el capitalismo ya no parece estar preocupado por quien va a producir las cosas, para eso están las máquinas, pero no hay máquinas que consuman mercancías, entonces está organizando la sociedad mundial dándole prioridad al consumo, entre otras cosas, y no importa lo que quede, es desechable, mientras se saque la ganancia.” Sub Galeano.

“Esta es una guerra de exterminio” Dijo Carlos González del CNI en el conversatorio en San Cristóbal, apenas hace unos meses, mucho antes de que ganara López Obrador. Carlos ha apoyado a comunidades indígenas, como Santa María Ostula, Michoacán en su batalla por recuperar sus tierras arrebatadas por un proyecto hotelero.

IMG_1829
Niño caminando en tierra recuperada por el pueblo de Santa María Ostula. Mich. (Xayacalan) de manos de empresa hotelera.
el allanamiento de la tierra en Atenco es constante
Despojo de tierra a Atenco, Edo. Mex. para la construcción de aeropuerto

Y sin conocer cómo se vive en esas tierras hasta ahora olvidadas, hay quienes critican a los pueblos originarios porque dicen, se oponen al progreso. Ese progreso que realmente se traduce en despojo.Despojo de sus tierras, de sus aguas, de sus costumbres, de su lengua, de su cultura para insertarlos en un mundo que los  desprecia pero que quiere utilizar sus manos para crear riqueza para otros.

IMG_E7385
Metro férreo de ciudad de México a Los Reyes, La Paz uno de los principales proveedores de mano de obra a las industrias de Cd. Mx. Mucha de esa gente emigró de sus lugares de origen a insertarse en la vida urbana.

Será que el resto de México que no es, o que ha olvidado que es Mixteco, Purépecha, Tzotzil, WIxarica, Nahua, o de cualquiera de los 68 pueblos originarios de México aceptará que aquellos que todavía se reconocen y se valoran como indígenas sean sacrificados para que los otros tengan esas migajas de bienestar? Que además, sabemos, será efímero, porque el capitalismo arrasa con todo y a aquellos que ahora les habla dulce al oído serán más tarde cuando ya no le sean útiles  también desechados.

Se desgarran las vestiduras ante el supuesto rechazo de los zapatistas a un diálogo con el nuevo presidente, y de qué van a hablar con él cuando sus primeras pláticas fue con empresarios? No se puede servir a dios y al diablo.

_MG_9605

No, esta  no es una guerra de los zapatistas, de los pueblos originarios, o del CNI contra López Obrador. Es una guerra de sobrevivencia. Es una realidad que ellas y ellos vienen sufriendo desde muchos años atrás y que los programas de asistencia y planes de desarrollo que tanto anuncia el nuevo gobierno no va a cambiar. No es personal, su lucha trasciende sexenios y presidentes algunos más represores que otros. La diferencia es que este nuevo presidente viene con esos aires populistas tan necesarios para calmar las aguas que Peña Nieto deja tan revolcadas. Pero al final, ambos y los que les antecedieron son capataces sirviendo al mismo amo, al  mismo finquero, dicen los zapatistas que comparan el mundo con el sistema capitalista con una finca.” hoy pensamos que así está el capitalismo, quieren convertir en finca el mundo, o sea, pero son los empresarios transnacionales, voy a mi finca la mexicana, según lo que se le antoja, voy a mi finca la guatemalteca, la hondureña y así.” Subcomandante Insurgente Moisés. Los presidentes son los capataces cuidando la finca para las transnacionales. “No hay patrón bueno, todos son malos”, dice, “son buenos porque no los chicotean, pero seguimos explotados, explotadas, no hay salvación”.

IMG_0850
Francisca en Nochixtlan, Oax hace tortillas para vender
_MG_6624
Hombre en Cherán, Michoacán
_MG_9711-crop
Esperando justicia
IMG_7639
Vendedor en mercado de Ozumba, Edo Mex. Baja de poblado cercano a vender lo que produce el monte
IMG_2127
Cocina en Santa Maria Ostula.
IMG_5253
La neblina de Oventic
tierra en disputa en Atenco contra el aeropuerto
Tierra despojada a pobladores de Atenco para la construcción del nuevo aeropuerto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: